• PAM

VINYASA YOGA PRENATAL

Por Sofía Cárdenas Contreras


Vinyasa es la asociación entre movimiento corporal y respiración, es un movimiento continuo que crea energía.

Solemos dejar de respirar y tensar los músculos cuando experimentamos dolor o miedo, Vinyasa enseña a conectar respiración y cuerpo, creando una sensación de empoderamiento cuando entramos en labor de parto, la cual nos permite soltar el dolor y miedo.


La práctica continua de yoga prenatal nos permite tener un enfoque distinto y una percepción diferente del dolor, al generar mayor resistencia física, flexibilidad y autoconsciencia del cuerpo, aprendemos que el dolor es parte de muchas otras sensaciones y al mismo tiempo que lo tomamos como una sensación, nos permitimos manejarlo de una mejor manera.

El yoga puede incrementar la capacidad pulmonar, permitiendo que las practicantes puedan realizar respiraciones más profundas oxigenando mejor al propio cuerpo y al bebé, lo cual tiene un impacto directo en las contracciones uterinas volviéndolas más cortas y manejables. La tensión es una de las principales causas de contracciones dolorosas, mediante una respiración adecuada podemos disminuir en gran medida dicha tensión.

Al mejorar la respiración y flexibilidad adquirimos una mejor condición física permitiéndonos un mejor manejo del dolor sin necesidad de medicamentos, usualmente el uso de medicamentos para el dolor retrasa la labor de parto.

Otra ventaja de la práctica del yoga prenatal es la liberación de endorfinas, al asociar la práctica del yoga y la respiración con la liberación de endorfinas, nuestro organismo las puede segregar de manera natural aun cuando únicamente nos enfocamos en la respiración, en momentos previos al parto. Estas hormonas contribuyen en gran medida a sensaciones de bienestar y disminución del dolor.


¿Cómo comenzar a practicar yoga prenatal?


Mantenerse activas durante el embarazo es la mejor manera de estar saludables y prepararnos para el parto, sin embargo, siempre resulta difícil iniciar a realizar cualquier actividad, en especial si hemos tenido un primer trimestre lleno de una variedad de síntomas que van desde la fatiga extrema, nausea, vómito, vitalidad disminuida, los cambios en nuestro cuerpo, ritmo cardiaco, dificultad para respirar etc.

Caso contrario ocurre cuando previo al embarazo se tenía una rutina diaria o bastante regular de ejercicio y tener que guardar reposo resulta desconcertante.

Es importante escuchar a tu cuerpo durante esta etapa de transición y saber la importancia del reposo cuando se necesita.

Una vez finalizando el primer trimestre, cuando se toma la decisión de retomar actividad, puede resultar intimidante después de tanto tiempo sin realizar actividad, incluso puede aparecer un sentimiento de culpa por no haberla realizado en varios meses, sin embargo, debes de saber que el 90% de las estudiantes que inician en yoga prenatal están pasando por la misma situación que tú, y asisten a su primera clase de yoga después de un largo periodo de reposo.

Esperar un tiempo considerable antes de iniciar yoga prenatal o cualquier actividad, es totalmente adecuado, siempre debes escuchar tu cuerpo, la primera regla de cualquier actividad prenatal es no realizarla sí no se siente bien, así que hazlo en el momento adecuado para ti.

Una vez que te has decidido a comenzar, hazlo con moderación y a tu ritmo, el cuerpo atraviesa varios cambios y es probable que experimentes incomodidad con un simple estiramiento. La condición física, flexibilidad e irte habituando a un nuevo cuerpo traen grandes beneficios para ti y para tu bebé e incluso para el post parto, pero toma tiempo, hazlo con calma.

La última recomendación, pero no menos importante es preguntar a tu médico siempre antes de intentar cualquier actividad, existen condiciones en las cuales se recomienda guardar reposo o evitar cierto tipo de ejercicios.


Algunas recomendaciones y precauciones a tener en cuenta


  1. Realizar yoga bajo autorización médica.

  2. Si experimentas durante la práctica dolor en espalda, rodillas o abdomen, flujo, cólicos, mareo, taquicardia, visión borrosa, haz una pausa e informa a tu instructor.

  3. Procurar practicar con al menos 2 horas de ayuno, se puede hacer un snack 30min-1hr antes de practicar.

  4. No sobre estirarse, existen cantidades considerables de una hormona llamada relaxina en el cuerpo de la embarazada que le van a permitir tener mayor flexibilidad en músculos y ligamentos para dar a luz, por lo tanto, sobre estirarse podría resultar en alguna lesión.

  5. Mantener respiración ujjayi utilizada en el yoga con normalidad, sí no se puede, hacer una pausa (lento y profundo por la nariz).

  6. Mantenerse hidratada durante la práctica ya que la deshidratación causa contracciones, mareo y dolor de cabeza.

  7. Realizar cada posición a consciencia, sí es tu primera clase, hazlo a un 50-80% de esfuerzo, descansa cada vez que lo necesites.

  8. Evitar en lo posible la presión sobre el abdomen, mantener siempre piernas separadas.

  9. Informar al instructor de lesiones, diabetes gestacional, HTA, embarazo múltiple o alguna otra condición delicada.

El yoga es una de las actividades de menor esfuerzo físico y mayor impacto benéfico para la embarazada, realizarla con las debidas precauciones y con la constancia y disciplina necesarias te ayudará a lograr resultados excelentes en el parto y recuperación post parto.

Te invitamos a tomar una clase muestra y a emprender este camino de auto conocimiento corporal, relajación y bienestar mediante Vinyasa Yoga prenatal.


38 vistas

agenda clase o recibe más información

SUCURSALES

SANATORIO DURANGO

Durango 290, Colonia Roma

Piso 9

Narvarte

Calle Pestalozzi #306 int. 2

(esquina morena).

San ÁngeL Inn 

Universidad

Av. Río Churubusco #601.

CONTÁCTANOS.

CELULAR: 55 63 19 56 47 

MAIL: preparandotuparto@gmail.com

FACEBOOK: @cursoprenatal

INSTAGRAM: preparandotupartocdmx

© 2011 derechos reservados preparando tu parto